Ventajas de usar la cerámica

La cerámica es uno de los materiales más destacados para suelos y paredes, en ambientes como baños y cocinas, pero también para el resto de la casa y en terrazas y jardines. Ofrece gran resistencia a los cambios de temperatura y a las agresiones como la humedad y el vapor. No permite que la humedad ocasione daños en los revestimientos y, además, se limpia con mucha facilidad.


Items para tener en cuenta

Es muy importante que recuerdes que, aunque la tecnología y los procesos de fabricación han avanzado mucho, la cerámica sigue siendo un producto natural hecho a partir de arcilla y con un proceso de cocción que puede variar. Por este motivo, es muy complicado encontrar dos piezas exactamente iguales, ya que una partida de cerámica tendrá algunas variaciones respecto a la anterior.

Hay dos factores que debes tener en cuenta a este respecto:

Tono

Es el color que tiene una partida de cerámicos es decir, la tonalidad de una partida de cerámica no será nunca exactamente igual que la anterior porque depende de factores como el tiempo de cocción, el material, la exposición al frío, al calor o a la humedad.


Calibre

Son los intervalos de formato que el fabricante define para agrupar los cerámicos de una misma partida, que tienen unas diferencias en medidas reales de pocos milímetros. Por tanto, es una referencia que marca el fabricante para agrupar las del mismo tipo.

Cuando realizas una compra de cerámicos es importante que adquieras un 10% más de material aproximadamente. Es importante porque durante la instalación, al cortar las piezas para ajustarlas a la medida de la habitación, se pierde parte del material. Además, es conveniente conservar una caja en casa por si a lo largo de los años hubiera algún deterioro, obra o rotura en la instalación original. Así podrías sustituirla por piezas de la misma partida ya que, si pasan muchos años, será difícil encontrar el mismo diseño, tono y calibre.


Elementos que influyen en la calidad de la cerámica

La calidad del tipo de cerámica que vas a adquirir se puede medir mediante una serie de factores. El proceso de elaboración de la cerámica conlleva una particularidad que consiste en que ninguna partida de piezas cerámicas va a ser igual a la anterior. Por este motivo, debes tener en cuenta los factores que detallamos a continuación:

Resistencia al desgaste

Es la resistencia que poseen las baldosas al desgaste superficial y se mide con la escala PEI. Esta escala mide la resistencia al desgaste de los esmaltes que recubren la cerámica, clasificando el material en 5 grados. Desde el Grado 1 (no recomendable para suelos sino para azulejos de pared) hasta el Grado 5 (tránsito muy intenso)


Aspectos decorativos y estilos

La cerámica continúa siendo en parte un material de carácter artesanal, aunque los procesos de fabricación se hayan modernizado. Es más, también se caracteriza por el amplio abanico de opciones decorativas que ofrece. Desde hace miles de años se ha trabajado como un arte, y es que te permite configurar composiciones originales, dibujos y combinaciones de colores, que embellecen las paredes y suelos del espacio en el que lo instales.

Rectificado

Es el proceso para desbastar el lateral de las piezas cerámicas, para que pierdan el borde curvo natural que resulta de la cocción. El resultado son cerámicas de corte completamente recto y ángulos perfectos. Por tanto, permite tener juntas mucho más finas y da un aspecto mucho más uniforme a suelos y paredes.

Pulido

El proceso final es el de pulido. La superficie de la pieza se somete a un proceso de abrasión (con una batería de muelas de diferente tamaño de grano). Con esto se consigue una superficie con muchísimo brillo. Se pule el esmalte, que es vidrio y aparece ese brillo que aporta mucha luminosidad. Aunque debes tener en cuenta que se trata de un suelo más delicado.


Need help?
Necesitas ayuda?
Usa nuestro chat!
Pregunta rápida?
Pregunta rápida?
(011) 4674 6592
...o envianos un e-mail
...o envianos un e-mail